Remedio para el dolor de espalda

El dolor de espalda es uno de los problemas de salud que puede comprometer las alegrías del invierno y ralentizar el entusiasmo de muchos. Averigüe cómo evitarlos.

Remedio para el dolor de espalda

Cada día, su espalda está bajo una enorme presión y realiza muchas funciones: soporta la mayor parte de su peso corporal, participa en muchos movimientos y almacena parte de su estrés y tensiones emocionales. Movilizado regularmente frente a muchos “agresores”, sus mecanismos de defensa se ponen a veces a prueba. Es por eso que muchas personas sufren de dolor de espalda en algún momento de sus vidas.

Ya sea debido a un movimiento falso, una mala postura, una caída desagradable o la acumulación de años que han pasado, el dolor de espalda puede disminuir su ritmo considerablemente. Algunas personas tienen que lidiar con el dolor de espalda crónico diariamente, especialmente aquellos con osteoartritis. Sin embargo, para la mayoría de nosotros, afortunadamente es una molestia ocasional y temporal.

SALUD DE LA ESPALDA EN INVIERNO

Es probable que suframos de dolor de espalda durante todo el año, y el inicio de la estación fría conlleva riesgos particulares en este sentido. Algunos factores pueden debilitar su espalda en invierno, por ejemplo:

  • el frío;
  • deportes u otras actividades: pala (un clásico), esquí, patinaje, etc…;
  • una caída en el hielo;
  • vida sedentaria (poco activa).

Aquí hay algunos consejos útiles para proteger mejor su espalda este invierno:

  • Adopte una posición adecuada al palear: alinee los pies sobre las caderas y doble las rodillas al levantar la nieve después de cada pala.
  • Utilice una pala ergonómica y evite las palas de nieve grandes.
  • Tome un descanso a menudo y respete sus límites.
  • En caso de una tormenta fuerte, si es posible, retire la nieve gradualmente, en capas, en lugar de tratar de limpiar el pasaje de una sola vez.
  • Esté atento al peligro! Una mancha de hielo negro es difícil de detectar y puede causar caídas desagradables.
  • Cuando camine afuera, asegúrese de tener buenos zapatos.
  • Tenga zapatos o botas que sean antideslizantes o que tengan tacos removibles.
  • Si tiene dificultades para caminar o problemas de equilibrio, considere la posibilidad de usar un aparato de movilidad como un bastón, un andador o un andador.
  • Antes de cualquier deporte o actividad física, haga estiramientos para preparar los músculos de la espalda.
  • Haga ejercicio regularmente. Si no se mueve, su espalda se volverá rígida y esto lo expondrá a más lesiones o dolor de espalda.

ALGUNOS CONSEJOS ADICIONALES

Por supuesto, hay que tener cuidado con la espalda todo el año, no sólo en invierno. He aquí algunos ejemplos de medidas para prevenir en lugar de curar:

  • Mantenga una buena postura en todo momento.
  • Evite el sobrepeso adoptando hábitos de vida saludables.
  • Haga estiramientos regularmente, a cualquier hora del día.
  • Adopte una buena postura de trabajo y levántese con frecuencia.

Si tiene dolor de espalda y quiere alivio, hable con su farmacéutico. Se dispone de medicamentos de venta libre: analgésicos, antiinflamatorios, relajantes musculares, etc. Se presentan en varias formas: comprimidos, cápsulas, cápsulas, cápsulas, gel, crema, ungüento, etc. Algunos se mantienen en el laboratorio, pero su farmacéutico puede dárselos sin receta.

Con tal variedad, puede ser difícil encontrar su camino. Además, algunos productos pueden no ser adecuados para usted dependiendo de su salud y de los medicamentos que esté tomando. Por lo tanto, le aconsejamos que consulte siempre a su farmacéutico antes de usar cualquier medicamento para aliviar el dolor de espalda.

En muchos casos, puede ser útil consultar a otro profesional con conocimientos sobre la salud de la espalda, como un quiropráctico, un fisioterapeuta o un osteópata.

Leave a Reply