¿Cómo elegir un protector solar para la cara?

Cuando se trata de elegir un protector solar, se pueden considerar varios factores. Entre ellos se encuentra el factor de protección solar, o FPS.

¿Por qué es importante la protección solar?

Los protectores solares se utilizan para proteger contra los efectos dañinos de los rayos ultravioleta (UV). Existen diferentes tipos de rayos UV, incluyendo UVB y UVA. Los rayos UVB son los principales responsables del bronceado y de las quemaduras de la piel (quemaduras solares). Los rayos UVA causan el bronceado inmediato observado después de la exposición al sol; también contribuyen al envejecimiento prematuro de la piel. Ambos tipos de rayos aumentan el riesgo de cáncer de piel.

¿Qué representa el factor de protección solar (FPS)?

El factor de protección solar, o FPS, es un índice utilizado para estimar el grado de protección que proporciona un protector solar. La abreviatura FPS siempre va seguida de un número: 15, 30, 45, 60, etc. Este número representa la relación entre el tiempo que tardan los rayos ultravioleta en producir una quemadura solar con y sin protector solar. Por ejemplo, un FPS de 30 indica que, en teoría, puede exponerse al sol 30 veces más tiempo sin quemarse.

El SPF también proporciona información sobre la proporción de rayos UVB bloqueados por el protector solar. Por ejemplo, un FPS de 15 indica que el producto puede bloquear el 93% de los rayos UVB en la piel protegida; un FPS de 30 indica que bloqueará el 96,7%. Como puede ver, no se duplica el grado de protección solar eligiendo un factor de protección solar que sea el doble de alto. La siguiente tabla muestra el grado de protección correspondiente a los diferentes FPSs:

Resultados analíticos precisos obtenidos con un indicador correctamente calibrado
(sólo ejemplos)Resultados inexactos* que pueden obtenerse con un indicador mal calibrado.

¿Cuál es el SPF ideal?

En primer lugar, es importante señalar que nunca se recomienda utilizar un factor de protección solar inferior a 15, que es insuficiente para contrarrestar los efectos nocivos de la luz solar. Los productos con SPF entre 15 y 30 proporcionan una protección básica pero no óptima. La Asociación Canadiense de Dermatología (CDA) recomienda el uso de un producto con un SPF de al menos 30 para cualquier persona mayor de 6 meses de edad. Esta recomendación se aplica a todos los canadienses.

Elegir un FPS superior a 30 puede ser una buena elección para cualquiera que desee maximizar la protección solar o para las personas que son más vulnerables a los efectos dañinos de la luz solar, por ejemplo:

Mujeres embarazadas. Los cambios hormonales que acompañan al embarazo pueden provocar reacciones inusuales al sol, como la hiperpigmentación de la piel, la aparición de manchas marrones o la famosa “máscara de embarazo”. Además, el aumento de peso asociado con el embarazo hace que la piel se estire (especialmente en el estómago) y la hace más sensible a los rayos del sol.

Gente de piel clara o cabello claro. La melanina, un pigmento de la piel responsable de su coloración, proporciona un cierto nivel de protección solar. Las personas con cabello, ojos o piel de color claro tienen menos melanina y por lo tanto son más sensibles a los rayos UV.

Gente activa al aire libre. Debido a sus actividades recreativas o profesionales, algunas personas pasan más tiempo bajo el sol. Una mayor protección los protegerá aún más de los daños inmediatos (por ejemplo, las quemaduras solares) y a largo plazo (por ejemplo, el envejecimiento prematuro y el cáncer de piel) asociados con la exposición excesiva al sol.

¿Cómo elegir un protector solar para la cara?

Personas que toman medicamentos fotosensibilizantes. Algunos medicamentos son fotosensibilizantes, es decir, aumentan la sensibilidad de la piel a la luz solar. Esto significa que la piel puede arder más rápido, pero también que se puede producir enrojecimiento, erupción o picor si se expone al sol.

Consulte a su farmacéutico para averiguar si algunos de los medicamentos que está tomando tienen tal efecto.

Muchos productos ofrecen un SPF de más de 50, pero no se ha demostrado que esto sea realmente más ventajoso en términos de protección solar.

En cualquier caso, una cosa es cierta: un protector solar sólo proporciona una protección eficaz contra los daños causados por el sol si se aplica de forma generosa y regular, independientemente de su factor de protección solar.

Leave a Reply