¿Cómo curar la psoriasis rápidamente?

La psoriasis es una enfermedad de la piel no contagiosa y bastante común. Aprenda cómo prevenirlo y tratarlo.

¿QUÉ ES LA PSORIASIS?

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel de la que existen varios tipos. La más común es la psoriasis en placas, que se manifiesta por la aparición recurrente de manchas rojas cubiertas de escamas (caspa blanquecina que se desprende de la piel).

La extensión de la psoriasis varía de una persona a otra, desde placas localizadas hasta daños generalizados en la piel. Las placas a menudo se encuentran en los codos, el cuero cabelludo, los glúteos y las rodillas, pero también pueden afectar otras partes del cuerpo como la cara, las manos y los pies.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Algunas áreas de la piel se vuelven ásperas, secas y gruesas. A menudo, la piel debajo de los platos es rosada. La picazón es un problema para casi el 70% de las personas con psoriasis. Además de las partes más frecuentemente afectadas del cuerpo, la psoriasis también puede afectar a las uñas de las manos y de los pies. Los síntomas pueden variar de leves a graves. Los siguientes factores, entre otros, pueden causar un brote de psoriasis y, por lo tanto, la aparición de placas:

  • lesión cutánea;
  • el consumo de alcohol;
  • estrés psicológico;
  • reacción alérgica;
  • exposición al frío.

¿Cómo curar la psoriasis rápidamente?

La hidratación de la piel ayuda a reducir el enrojecimiento y la picazón y promueve la curación. Los dermatólogos recomiendan la aplicación diaria de un humectante, idealmente un producto con propiedades emolientes para pieles sensibles.

También es aconsejable utilizar un limpiador especialmente diseñado para pieles sensibles. Su farmacéutico o cosmetólogo puede ayudarle a elegir los mejores productos para el cuidado de su piel.

Exposición a la luz solar y a los rayos ultravioleta

En general, las placas de psoriasis disminuyen y a veces desaparecen cuando se exponen al sol. La luz natural es la manera más fácil y rápida de detener un brote. Sin embargo, es importante discutir este tema con su médico, ya que se debe evitar la exposición excesiva al sol. Una quemadura de sol puede desencadenar un nuevo brote de la enfermedad.

La fototerapia, o tratamiento con luz, consiste en la exposición regular de la piel a los rayos ultravioleta. Los rayos UVB penetran en la piel y retardan el crecimiento de las células de la piel en el área afectada. Este tratamiento debe realizarse bajo supervisión médica para garantizar su seguridad y evitar la exposición excesiva a la luz.

¿CUÁL ES LA IMPORTANCIA DEL ESTILO DE VIDA?

Algunos hábitos del estilo de vida pueden predisponer a una persona a la psoriasis o influir en el curso de la enfermedad. He aquí algunos consejos para prevenir la psoriasis.

  • No fumar.
  • Evite el consumo excesivo de alcohol.
  • Aprenda a manejar mejor el estrés.
  • Vístase bien y proteja su piel cuando esté expuesto al frío.
  • Humedezca el aire de su casa si está seco, utilizando un humidificador.

¿CÓMO TRATAR LA PSORIASIS?

Aunque el tratamiento de la psoriasis es objeto de muchas investigaciones, todavía no se puede curar de forma permanente. Sin embargo, varios tipos de medicamentos ayudan a controlar la psoriasis al regular el crecimiento de las células de la piel y reducir la acumulación de escamas, el enrojecimiento y la inflamación. El tratamiento de las lesiones de la psoriasis tan pronto como aparecen puede ralentizar la progresión y limitar la gravedad de un brote.

Medicamentos tópicos

Los tratamientos tópicos -medicamentos aplicados a la piel- suelen ser de primera línea para la psoriasis. Estas formulaciones pueden contener, por ejemplo:

  • derivados de la cortisona;
  • derivados de la vitamina D;
  • derivados de la vitamina A;
  • alquitrán;
  • ácido salicílico;
  • antralina.

Medicamentos orales

Para aliviar a las personas con psoriasis que no responden bien a los tratamientos tópicos, se pueden considerar opciones alternativas. En efecto, existen tratamientos sistémicos que pueden ser prescritos por vía oral (líquidos o píldoras) o inyectables y pueden dividirse en dos categorías: “tratamientos sistémicos tradicionales” y “tratamientos biológicos”.

La frecuencia de administración de estos medicamentos varía; es importante discutir todas las opciones de tratamiento disponibles con su médico para determinar qué es lo mejor para usted.

Leave a Reply