4 estrategias para aumentar la productividad en el trabajo

Hay una gran diferencia entre ser realmente productivo y simplemente estar físicamente presente en el lugar de trabajo. Refleja hasta qué punto las habilidades de un individuo están dando frutos para la empresa o la organización para la que trabaja. Ten en cuenta que hay descuentos de material de ofician en selfpaper.com!

En el lugar de trabajo actual, no deja de ser un reto mantener la productividad de forma continua. De hecho, aunque existan herramientas, sistemas o estrategias de productividad, muchas personas siguen luchando por mantenerse al día con sus compromisos y prioridades.

Sus empleados son su mayor activo, ya que puede lograr cualquier hazaña cuando saca lo mejor de ellos. Tienen el mayor potencial para subir de valor. Además, no tiene que gastar una fortuna para conseguirlo. Sólo tienes que ponerte en el lugar de tus empleados y hacer una lluvia de ideas sobre cómo puedes mejorar la cultura de trabajo para que sea más propicia para la productividad de tu lugar de trabajo.

MEJORAR EL COMPROMISO DE LOS EMPLEADOS

El compromiso de los empleados es uno de los ingredientes clave de la productividad. Los empleados que no están lo suficientemente comprometidos con su trabajo se convierten en una responsabilidad más que en un activo. En cambio, los empleados comprometidos se presentan con energía, permanecen más tiempo en su trabajo y son más productivos en general.

Según una encuesta de Gallup, sólo un 33% de los trabajadores estadounidenses se sienten comprometidos. En todo el mundo, las cifras son aún más desalentadoras, ya que el 87% de los empleados no están comprometidos en niveles significativos. Por tanto, los costes de ignorar a los empleados menos comprometidos podrían ser elevados.

Entonces, ¿cómo se puede mejorar el compromiso de los empleados? Todo comienza con la construcción de una cultura de trabajo sólida que ayude a mejorar el compromiso en su rutina diaria. Tienes que centrarte en cómo se comunican entre ellos, cómo deben colaborar y delegar tareas entre ellos, y cuáles son sus actitudes hacia el éxito de otros miembros del equipo.

MEJORE LAS HABILIDADES DE SUS EMPLEADOS CON FORMACIÓN

Con todos los avances e innovaciones tecnológicas que se están produciendo, los empleados necesitan formarse (o actualizarse) de vez en cuando. Si los procesos de trabajo se estancan y el rendimiento empieza a bajar, la productividad es realmente difícil de alcanzar.

Prescindir de la formación sólo para ahorrar tiempo y dinero a la empresa podría ser contraproducente a largo plazo. Un programa de formación eficaz, por el contrario, ayuda a sus empleados a ampliar sus habilidades, crea una plantilla avanzada y aumenta la eficiencia y la productividad. La formación puede adoptar cualquier forma: entrenamiento individual, talleres, cursos, seminarios, acompañamiento o tutoría, o incluso simplemente aumentar sus responsabilidades. Proporcionar estas oportunidades pondrá a sus empleados en una mejor posición para ser más productivos.

CONTRATE A EMPLEADOS QUE ENCAJEN CON SU CULTURA

Los empleados que encajan culturalmente son congruentes con la cultura de su empresa y son más capaces de realizar su trabajo lo mejor posible. En primer lugar, debe establecer los valores, creencias, comportamientos y experiencias que conforman el entorno de su organización.

Los empleados que encajan bien con sus organizaciones, compañeros de trabajo y supervisores tienen una mayor satisfacción en el trabajo y muestran un rendimiento laboral superior. Por lo tanto, si contrata a los empleados adecuados para su empresa que comparten sus creencias culturales con un desarrollo profesional eficaz, logrará resultados ganadores.

MANTENGA SUS OBJETIVOS CLAROS Y CENTRADOS

La mayoría de las veces, los empleados sólo son eficientes cuando tienen un objetivo claro y centrado al que aspirar. Sin embargo, el establecimiento de objetivos estratégicos es una herramienta clave para aumentar la productividad en el lugar de trabajo. Establecer un objetivo que sea alcanzable pero difícil empuja a sus empleados a centrar su atención en el objetivo, a minimizar las distracciones y a buscar las formas más eficientes de completar sus tareas.

Cuanto más claro, específico o explícito sea el objetivo, más se regulará el rendimiento. Por lo tanto, los objetivos claros y centrados pueden ser su marco de toma de decisiones. Así que asegúrese de que las tareas de sus trabajadores sean lo más claras, específicas y concretas posible. Hágales saber qué impacto tendrá esta asignación en el éxito de la organización.

 

Leave a Reply